nohemypoesia.blogspot.com. Poemas, artículos y ensayos de la escritora Nohemí Sosa Reyna.



jueves, 16 de junio de 2016

PAPA PICHÓN. (Cuento por el Día del Padre).

  Bajo la columna azul, donde ella vende su bisutería y libritos de poesía, ahora que esta arruinada y más sola que nunca, ha podido observar a los pichones que viven en la altura de ese edificio, donde ella ocupa un pequeño espacio en las afueras de ese que es todo un palacio de cultura.
   Hay un pichón en especial  que llama su atención y casi una admiración por esa especie zoológica, es robusto, gris oscuro y sus lomitos, sobre sus alas, son violetas y tornasolados, camina muy erguido sobre sus patas rosas; tiene arriba y enfrente de donde ella esta situada, en un ángulo hacia el segundo piso, un nido, ahí enseña a volar va dos de sus pichones, igualitos a él pero aún flaquitos, va y les pica las alas, para que vuelen, pero ellos son aún miedosos.
  Arriba de donde ella tiene situado su pequeño puesto de venta, el pichón construye un nido, a ella le caen constantemente palitos sobre las pulsera y los collares que muestra sobre un rebozo color morado, incluso ayer pudo ver como cayó el nido a causa de un gran viento, el pichón no se desanimó y al otro día subió uno o dos ramitas y luego fue a pasear.
  Al parecer es un nidito para su novia o compañera, para otra,o tal vez para otra cámada, ella es una pichoncita flaquita, no muy bella y apasionada, ayer precisamente tuvieron un auténtico romance sobre la pequeña explanda frente al negocio ya mencionado, era por la tarde temprano, hacía un tremendo calor, y ella entonces se dio cuenta que la pasión habitaba el lugar, vio a la palomita que tiene manchitas blancas en las alas, picar el cuello del pichón con su piquito, engarzarse por los picos casi con violencia, a ella buscarlo insistente y el hacerse el importante con su andar algo soberbio, pero al fin cedió a la impetuosidad de la pichona.
  Ahora un día después andan los dos en busca de migas para calmar el hambre, arriba los pequeños pichones esperan el alimento, y el pichón con paciencia sigue su labor de construir el nido, extiende las alas y sube los palitos que cayeron ayer y que darán alojamiento a otros huevos, hay ahora sosiego y compañía, ese pichón a ella le recuerda las obligaciones vivenciales de un padre.                 NOHEMI SOSA REYNA.

viernes, 18 de marzo de 2016

viernes, 26 de junio de 2015

MADRID


Madrid es la alegría de Europa,
es la ciudad de todos los colores,
en su alegría esta Dios por el amor.
Hay en ella marcadas estaciones,
en verano arriban como pájaros,
jóvenes del frío y de allende el mar,
se preparan provisiones, camas,
calles, parasoles para reposar,
hay cervecerías, bares, saraos,
suena la rumba por toda la ciudad,
el cielo es azul, rosa y violeta,
dorado y gris llegan, otoñales,
picos de las hojas son adornos,
y luces anuncian ya la Navidad,
los hombres buscan el fuego familiar,
cuando llega el invierno con la nieve.
Viene con la primavera el retoñar.

(NOHEMI SOSA REYNA)

miércoles, 22 de abril de 2015

PARA MAMÁ

Con lentitud pasan las horas en tu hogar
sofocante marco de tu vida
allí transcurre la existencia de quimeras

Quieres retomar en tus manos el temor
el llanto de tus hijos
y ellos te aprisionan sin sentir tus humanos desvaríos 
mientras el insomnio ya es en ti cotidiano
y la glucosa cual arrecife bravo te lastima
pero entretienes con esfuerzo el tiempo 
en fabricar flores de artificio
sirves la merienda y en tu taza no cabe lo universal
y el mundo se derrama

En tu reducida habitación no hay espacio para danza ni canto
los ruidos de la radio quizá
escribo para ti
mientras que con tus espejuelos de aro oscuro
lees bíblicas historias de expulsión con temor
los dolores de Job y la turbación de Eva
mamá ¿qué platillo cocinas hoy?
tal vez deseas probar el sabor de lo profano
sin pimienta
ni ajo

NOHEMÍ SOSA REYNA

Mi madre falleció este 18 de abril (2015) a las 19.30 horas. Q.E.P.D.



lunes, 23 de marzo de 2015

De mi novela en preparación Montaña de naranjas.

No han sido muchos días de alegre descubrimiento de palacios y jardines,  ahora estoy hecha una "sopa", totalmente mojada, en el umbral de mi albergue, que permanece cerrado, se han agotado mis recursos, como temía, (no me han enviado la segunda ministración de mi beca), me cubro con una chamarra americana rellena de pluma de ganso que me cubre algo del frío pero mis jeans y mis pies están empapados, las botas mexicanas no han resistido la lluvia, son las cuatro de la mañana, ha llovido toda la noche y he caminando, en todas estas horas nocturnas por las calles de Madrid, no tengo a quien llamar, me he sentado varias horas frente al portal de la iglesia de Nuestro Señor de los Milagros en Fuencarral, en ese lugar veo pasar a los turistas que pasean por esa calle y más tarde a los camiones de verdes del medio ambiente, luego empieza a llover y me voy frente al albergue en Marcenado también en Malasaña, se que no podré entrar, estoy ahí hecha un ovillo, los trabajadores de la limpieza me miran entre asustados y sorprendidos antes de dejar su turno, la encargada del albergue se apiada y me deja entrar, tengo una maleta en las taquillas, entro y rápidamente la abro y voy al baño a cambiarme, no puedo quedarme, no tengo pagado el día de hospedaje, milagrosamente no he enfermado, estoy en la sala, después de un breve sueño de unas dos horas, salgo para seguir mi caminar.

  Cuando llegué y todavía tenía recursos pude asistir en forma adecuada y atenta a mi taller de poesía, motivo de mi viaje, era casi feliz, esta semana, veré la manera de conseguir para un día antes del taller entrar por lo menos una noche al albergue, ducharme y dormir un poco, luego, no sé que pasara. (Nohemí Sosa Reyna).